El trasplante capilar es un procedimiento quirúrgico con resultados definitivos para la calvicie.

Es un procedimiento quirúrgico con resultados definitivos para la calvicie. En la actualidad, la alopecia se trata de diferentes maneras. Inicialmente se hacen tratamientos médicos mediante microinfiltraciones, lociones tópicas y tratamientos orales. Éstos evitan o retardan la caída del cabello.

Sin embargo, cuando la falta de cabello ha progresado a pesar de las primeras indicaciones existen otras soluciones. Se debe hacer una evaluación médica para verificar si el paciente es o no candidato para el implante de pelo.

El especialista explica que en esta instancia se examina si tiene una zona donante adecuada y, si es así, se indica el micro implante capilar.

El implante de pelo consiste en extraer de la zona occipital (nuca) las unidades foliculares necesarias para cubrir, de la manera más estética posible y de acuerdo a la morfología del paciente y a su edad, la zona receptora sin pelo o muy despoblada.

Cabe destacar que este procedimiento tiene una duración de horas. Dependiendo de la cantidad de unidades foliculares (conjunto de pelos) a injertar.

Durante el primer control, queda al descubierto la zona implantada. Por su parte, y luego de unos días, se permite el primer lavado de cabello con un champú suave, idealmente infantil para no desprender los folículos recién implantados.

Los pelos implantados crecen unos milímetros y se caen a las 3-6 semanas, quedando el cuero cabelludo más calvo.
A los 3 ó 4 meses, comienza a crecer el nuevo pelo. Su desarrollo que puede durar de 9 a 18 meses.

El resultado final se debe observar al año y medio para tener una buena longitud y concentración adecuada del cabello implantado. Este cabello tiene un crecimiento y firmeza que es equivalente al pelo normal.

El implante de pelo se puede repetir. Dependiendo de la necesidad de poblar más o de las exigencias de resultado de cada paciente. Además de la cantidad de la zona occipital donante de implantes de pelo.

Disponemos de modernas técnicas de microinfiltración de fármacos y vitaminas o bioestimulación con plasma rico en plaquetas (PRP). Gracias a ellas estos procesos de meses de duración se pueden acelerar y conseguir un resultado óptimo en menos tiempo. Por otro lado el pelo previo al implante se puede continuar cayendo. Por ello es recomendable hacer algún tipo de tratamiento adyuvante de modo que consigamos un resultado a largo plazo que evite una nueva intervención.

Comparte tu experiencia
Categories:

0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat